En construcción

Juan José Pulgar

4 Agosto 2012

Instalación fotográfica

Esta instalación se compone de 80 imágenes incorporadas a 48 cajas distribuidas sobre la pared. Las fotografías adoptan la forma geológica de acumulación de estratos. Se trata de estratos temporales que hacen referencia a un edificio singular, la Universidad Laboral, testigo y termómetro de los diferentes cambios sociales e históricos sufridos por el territorio en que se enclava.

Concebido en principio como orfanato minero y transformado en el tiempo de su construcción en universidad laboral, el edificio del arquitecto Luis Moya fue pensado como una gran ciudad ideal autárquica y cerrada sobre sí misma, que disponía incluso de una granja de 100 hectáreas y estaba preparada para formar a generaciones de hijos de obreros como profesionales altamente cualificados.

El conjunto comenzó a construirse en 1948 y las obras continuaron hasta ser bruscamente detenidas en 1957, tras el cese fulminante del Ministro de Trabajo, José Antonio Girón, principal impulsor de las universidades laborales españolas. Inacabada y rodeada de legendarias historias, la mole de la Universidad Laboral de Gijón vivió casi medio siglo entre el incondicional entusiasmo afectivo de quienes la habitaban y la incomprensión o el abierto rechazo de quienes la observaban desde fuera, desmesurada o extemporánea.

En la Universidad Laboral de Gijón, dirigida por los jesuitas desde su inicio y asistida en las labores de intendencia diaria por monjas clarisas, se formaron generaciones de estudiantes y profesionales cualificados (torneros, maestros industriales, soldadores, fresadores, peritos…) procedentes de todas las provincias españolas.

En los años ochenta, la Universidad Laboral pasa a formar parte del Instituto Nacional de Enseñanzas Integradas y buena parte de las instalaciones queda sin uso, sometida a un proceso imparable de abandono y deterioro hasta que en 2001 el Gobierno del Principado de Asturias se hace cargo del edificio y diseña un ambicioso plan de usos.