D3US EX M4CH1NA

22 payares 2019 – 16 mayu 2020

Arte y intelixencia artificial

Anguaño, la inteligencia artificial atópase detrás de les más de les nuestres interacciones con ordenadores y dispositivos dixitales, apps y redes sociales.

Cada vez qu’usamos un ordenador, smartphone o tablet pa consultar un mapa, publicar conteníos en redes sociales, buscar información n’Internet o atopar música o series nueves, tamos apurriendo datos a les empreses que nos faciliten estos servicios. Cuando-yos damos órdenes a Siri o Alexa, enseñamos al sistema a entender lo que dicimos y memorizar les nuestres acciones. Cuanto más deprendemos gracies a los ordenadores, más deprienden estos de nós. Tolos datos que xeneramos, ensin siquiera sabelo, ayuden a los sistemes d’intelixencia artificial de les grandes empreses a entender tanto la nuestra actividá presente como los nuestros deseos, y a tratar de predicir lo que vamos facer o vamos querer facer nel futuru.

El potencial de la intelixencia artificial ye tan grande, y el conocimientu de lo que realmente fai ye tan limitáu, que los discursos que la arrodien muévense indistintamente ente los fechos y los mitos. Les redes neuronales artificiales preséntensenos como caxes negres que pueden facer coses increyibles, y pa facelo precisen datos, cada vez más datos, cola mira de comprender el mundu nel que vivimos y a nós mesmos. La función última de la intelixencia artificial ye llograr crear una máquina capaz a pensar por ella mesma, pa facenos la vida más fácil, predicir les nuestres necesidaes y asina optimizar la nuestra interacción col mundu, resolver los nuestros problemes cotidianos y ayudanos a navegar nun entornu cada vez más complexu.

Resolver la complexidá d’una situación con una solución cenciella vien de vieyo: nel teatru griegu, recurríase dacuando a sacar al escenariu enriba d’una grúa a un actor qu’interpretaba a un dios y decidía’l desenllaz de la trama cola autoridá d’un ser omnipotente. Esti recursu denominóse en llatín deus ex machina, y suponía un atayu que rompía cola coherencia de la narración pero apurría un final, por más inverosímil que fore. La intelixencia artificial présentasenos agora como un deus ex machina, una solución artificial que promete acelerar el desenllaz de los nuestros problemes, llevándonos a un mundu onde too se resuelve a partir del procesamientu de datos y d’unos pocos algoritmos.

La intelixencia artificial ye tamién el nuestru deus ex machina porque axunta la máquina (antes, un simple artiluxu mecánicu) y la deidá nun ente artificial al que dotamos d’autoridá y ayudamos a facer omnisciente y presciente: gracies al procesamientu de cantidaes escomanaes de datos y l’aprendimientu automáticu (machine learning), los ordenadores van poder conocer tolo qu’existe y predicir tolo que va pasar.

D3US EX M4CH1NA. Arte e Inteligencia Artificial propón una esploración de los temes qu’arrodien a les tecnoloxíes d’intelixencia artificial. Una selección d’obres d’arte contemporaneu que nos convida a reflexonar sobre les espectatives y los mieos qu’espierta la idea d’una máquina intelixente.